adiccion a la ira

“La ira siempre tiene una razón, pero rara vez  tiene una buena razón”

  1. Conduces de forma agresiva
  2. Estallas constantemente, sobre todo cuando te encuentras frente a una situación de tensión, estrés o actividad intensa
  3. Te cuesta trabajo expresar tus sentimientos y hablar de ti mismo
  4. Tienes algún episodio que hayas resuelto con violencia
  5. Te irritas con facilidad por las conductas de los demás
  6. Criticas con facilidad a las demás personas
  7. Detrás de tus ambiciones hay un delirio de grandeza y superioridad
  8. Tiendes a ser hostil con personas que están en niveles que consideras inferiores
  9. Cargas con dolor y resentimientos del pasado
  10. Es más sencillo para ti ver en una situación el lado negativo
  11. Pierdes el control ante las situaciones que se salen de tus planes
  12. Eres ansioso e impaciente
  13. Consideras que todo el mundo debería pensar como lo haces tú
  14. Sólo validas personas en un nivel académico o profesional igual o superior
  15. Tus pruebas de amor se basan más en lo material que en lo emocional
  16. Situaciones de menor trascendencia terminan en problemas mayores por tu pérdida del control emocional
  17. Has perdido oportunidades a lo largo de tu vida porque considerabas que no estaban a tu nivel
  18. Tu sentimiento de rabia se intensifica cuando las personas no están de acuerdo con tu forma de pensar
  19. Solo a quienes consideres superiores logran corregirte
  20. Sufres de enfermedades como: gastritis, úlcera, migrañas y espasmos musculares
  21. Has tenido que prometer no volver a tener una pérdida de control emocional
  22. Evades espacios en donde te sientes confrontado y respondes con altivez ante algún juzgamiento
  23. Le temes al fracaso
  24. No confías fácilmente en la gente
  25. Cuando experimentas situaciones de ira, te cambia la respiración, el color y temperatura de la cara
  26. Te cuesta trabajo ponerte en los zapatos del otro
  27. Tiendes a reprimir ciertas emociones y acumulas lo que éstas te hacen sentir, en el momento de explotar pierdes el control de tus palabras y en ocaciones de tus actos
  28. No siempre generas conflicto directo, por el contrario para ti es más sencillo huir de situaciones delicadas
  29. Has aceptado que tienes “mal genio” y piensas que esto es natural a ti
  30. Tu manejo de los conflictos ha hecho que en muchas ocasiones personas cercanas a ti te mientan por miedo a tu reacción ante el conflicto
  31. Tus sentimientos y emociones en ocasionalmente te controlan y no tú a ellos
  32. No consideras situaciones alternas ante una decisión no planeada
  33. Un estado de ira te ha quitado algo valioso e importante (trabajo, pareja, amigo, oportunidad, reconocimiento, etc)

El problema de la ira no está en sentirla, radica en la forma como ésta se expresa y maneja

PD: Como terapeuta, mi misión es ayudar a personas como tu a manejar sus emociones de una mejor manera. Si te interesa que conversemos en una terapia, solicita tu cita.

Acerca del autor:

Terapeuta emocional, negociadora de conflictos. Busco ayudar a las personas a entender y manejar de una mejor manera sus emociones. Me especializo en Terapia de Pareja como compromiso con la supervivencia de la familia Colombiana.